La catedral

Salisbury.Cathedral.original.2083
La catedral de Salisbury

A continuaci?n, una brev?sima y antiqu?sima historia repleta de sabidur?a y lecciones ?tiles.

Hab?a una vez un hombre que paseaba pl?cidamente por las inmediaciones de un poblado medieval ingl?s. Caminaba tranquilo y observaba con inter?s, como todo visitante, las particularidades del lugar. En eso estaba cuando divis? a cierta distancia a tres alba?iles que cortaban y daban forma a grandes trozos de piedra. El hombre se acerc? y con curiosidad pregunt? a cada uno qu? estaba haciendo. El primero, lac?nico y sin levantar la vista, le contest? lo que era obvio y visible: que estaba cortando y modelando pedazos de piedra. ?El segundo -un poco m?s locuaz – le explic? que estaba modelando una piedra que usar?a para construir una pared. Cuando le toc? el turno al tercero, mir? al cielo y respondi? sonriente, con un incontenible entusiasmo: ??Estoy construyendo una catedral para honrar a Dios!?. Esto sucedi?, seg?n cuenta la historia (o leyenda), ?mientras se constru?a la imponente catedral de Salisbury.

Tres reflexiones sobre la catedral:

  • No es la tarea lo que importa, sino el significado que cada uno le asigna.
  • La motivaci?n por una tarea o un trabajo depende de la actitud que uno asuma para encararlo.
  • Para construir catedrales imponentes (o cualquier cosa imponente y/o que valga la pena), es necesario proponerse metas trascendentes y objetivos a largo plazo; tener una visi?n que nos inspire y nos marque constantemente la direcci?n a seguir cuando sentimos que el camino comienza a desdibujarse o a volverse mon?tono.

Y para terminar: si quiere, tome la historia de la catedral como una met?fora de la vida misma. Es m?s o menos lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.