‘Fontaine’- El mingitorio que revolucionó el arte

DuchampFountain72La obra, considerada la m?s controversial e influyente del siglo XX, es absurdamente simple: se trata de un mingitorio que Marcel Duchamp decidi? presentar bajo el seud?nimo de R. Mutt en la exhibici?n anual de la Society of Independent Artists en Nueva York, a?o 1917. Duchamp busc? un mingitorio, le estamp? su firma de artista, lo coloc? en una base de piedra, e inmortaliz? su obra de arte bajo el t?tulo de Fontaine.

Las reacciones, como era de esperar, fueron un?nimes; un?nimemente negativas, claro. Desde el estupor y desconcierto hasta la indignaci?n y la ira. Nadie entend?a nada y, previsiblemente, la obra fue prohibida casi de inmediato. Los honorables miembros del comit? organizador argumentaron ?con l?gica – que ?el lugar adecuado del presente objeto no es en una exposici?n de arte ya que no es una obra de arte seg?n la definici?n de arte por todos aceptada?. Agregaron adem?s que el objeto era ?inmoral y vulgar? y que se trataba de ?una pieza comercial sin ning?n valor, resultado del oficio de un fontanero?. ?Duchamp no pod?a estar m?s satisfecho: hab?a cumplido su cometido que iba mucho m?s all? de la simple provocaci?n. Lo que Marcel Duchamp pretend?a ?y vaya si lo logr? – fue subvertir el concepto mismo del arte.

Revolucion? todo: el significado y funci?n del arte, de la obra de arte, del artista, del espectador, de la sociedad. Todo. A partir de Fontaine el arte no ser?a ni virtuosismo ni representaci?n de arm?nicas y sim?tricas figuras humanas o perfectos paisajes id?licos.? A partir del c?lebre mingitorio, el arte se convertir?a en provocaci?n, reacci?n, vida real, ruptura, revoluci?n y contexto. Lo que hizo Duchamp al exhibir su Fontaine/mingitorio irreverente, fue liberar el concepto de obra de arte, cautivo durante siglos en el ?mbito as?ptico de los museos, y exponerlo imp?dicamente.

Aniquil? respuestas prefabricadas a eternas preguntas sobre el sentido y la definici?n de arte. ?Abri? de par en par las puertas del nuevo siglo y dio la bienvenida al arte moderno, que esperaba impaciente su debut en la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.